Todo sobre "Hungría"

Budapest, la escapada urbana ideal, pero ¿qué hay más allá?

La reciente adhesión de Hungría a la UE ha hecho que los viajes desde y hacia el país sean más sencillo y más atractivo para los viajeros procedentes de otros países europeos. La industria del turismo está en auge en Hungría y su capital, Budapest, se ha establecido como uno de los lugares de visita obligada entre las ciudades de descanso. Budapest es una ciudad rica en cultura e historia, una ciudad con castillos, catedrales, museos y baños turcos. Budapest ya es un típico destino como ciudad de descanso de Europa. A toda nación que posea no menos de 8 sitios nominados como Patrimonio de la Humanidad, no le hacen falta más lugares de interés y Hungría no es la excepción. Pecs, se encuentra a unos 213 km de Budapest y es una impresionante necrópolis paleocristiana fundada por los romanos en el siglo 2 DC. El episcopado fundado en primer lugar en el año 1009, por el rey de Hungría, San Esteban, y los monumentos arquitectónicos de hace 150 años que estuvieron bajo el dominio turco siguen ofreciendo al visitante una evidente e interesante mezcla de cultura oriental y occidental. Más cerca de Budapest, la milenaria abadía benedictina de Pannonhalma es un tesoro impresionante, parcialmente descubierto por el turismo. La abadía, construida en la provincia romana de Panonia se remonta a la formación de Hungría como país. La abadía ha sido construida y destruida varias veces, pero la fundación del monasterio construido originalmente por monjes de Checa e Italia...

Budapest, la escapada urbana ideal, pero ¿qué hay más allá?

La reciente adhesión de Hungría a la UE ha hecho que los viajes desde y hacia el país sean más sencillo y más atractivo para los viajeros procedentes de otros países europeos. La industria del turismo está en auge en Hungría y su capital, Budapest, se ha establecido como uno de los lugares de visita obligada entre las ciudades de descanso. Budapest es una ciudad rica en cultura e historia, una ciudad con castillos, catedrales, museos y baños turcos. Budapest ya es un típico destino como ciudad de descanso de Europa. A toda nación que posea no menos de 8 sitios nominados como Patrimonio de la Humanidad, no le hacen falta más lugares de interés y Hungría no es la excepción. Pecs, se encuentra a unos 213 km de Budapest y es una impresionante necrópolis paleocristiana fundada por los romanos en el siglo 2 DC. El episcopado fundado en primer lugar en el año 1009, por el rey de Hungría, San Esteban, y los monumentos arquitectónicos de hace 150 años que estuvieron bajo el dominio turco siguen ofreciendo al visitante una evidente e interesante mezcla de cultura oriental y occidental. Más cerca de Budapest, la milenaria abadía benedictina de Pannonhalma es un tesoro impresionante, parcialmente descubierto por el turismo. La abadía, construida en la provincia romana de Panonia se remonta a la formación de Hungría como país. La abadía ha sido construida y destruida varias veces, pero la fundación del monasterio construido originalmente por monjes de Checa e Italia...

Escapada a Estambul, un encuentro con el exotismo

Durante todo este año 2010, la exótica ciudad de Estambul es Capital Cultural Europea, galardón que comparte con la ciudad alemana de Essen y con la húngara Pécs. Por ello, esta preciosa ciudad espera e intenta que este sea su gran año, incluido, por supuesto, en el apartado del turismo foráneo. La ciudad de Estambul, de mayoría musulmana, se encuentra situada entre dos continentes, Europa y Asia, y dos mares, el Mármara y el Negro. habiendo sido capital en la antigüedad del Imperio Romano, del Bizantino y del Otomano, lo que ha hecho que haya servido siempre de puente entre Oriente y Occidente. Todos estos avatares históricos le han dado a través del tiempo ese carácter tan especial y único que tiene en la actualidad. Porque Estambul, la antigua Constantinopla, con sus casi quince millones de habitantes, forma un todo cargado de belleza.. Sus palacios, sus mezquitas, sus bazares y sus calles rezuman historia y exotismo. De todo ello, han quedado muchas muestras por parte de los viajeros del siglo XIX, que la denominaron “el punto más hermoso del universo”. Y es que en nuestra escapada a Estambul podremos hacer de todo y tendremos con seguridad el tiempo bastante ocupado. Tendremos ocasión de realizar visitas a monumentos emblemáticos de la ciudad, recorrer sus tiendas y centros comerciales, pararnos a saboear un buen café de la tierra, ver algunas exposiciones de arte moderno, hasta bailar en alguna de sus discotecas o saborear tranquilamente algún plato típico de la gastronomía turca,...